Libro vs película: Drácula de Bram Stoker.

bram_stoker_s_dracula-420186556-large.jpg

Para empezar debo aclarar que este post se centra en la comparación del libro original con la película dirigida por Coppola y protagonizada por Winona Ryder y Gary Oldman. (Sí, antes de que me lancen jitomates, ya sé que es injusto compararlos)

Normalmente estoy predispuesta a favorecer a los libros, pero Drácula me toca un punto sensible. Leí el libro cuando era muy pequeña y recuerdo que no me gustó nada, luego vi la película de Coppola con mi héroe como protagonista y me llegó directo a la fibra sensible.

Luego volví a releer el libro y la cosa cambió. El final sigue sin impresionarme, me parece apresurado y sin chiste, pero esta vez pude apreciar el libro como el clásico que es. Y además, pude entender por qué hay mucha gente a la que no le gusta la película con Gary Oldman.

Esta no es una comparación justa, ya lo dije al inicio. La película se toma una enorme libertad al agregar una historia de amor entre Drácula y Mina. Si yo odio la película del Misterio del Príncipe por una sola escena, entiendo que haya quien odie Drácula por la trama inventada.

tumblr_na95hcU68r1tjvy6wo5_500.gif
Please, don’t… Just don’t

Pero no me importa, si se tomaron la libertad de crear a Elizabetha, yo me tomo la de comparar libro y película. (Aunque el conde Drácula termine como un hibrido entre Gary Oldman y un hombre-palillo vestido de negro).

Comencemos…

Algo que siempre me ha traumado de Drácula es una cuestión de época. Olvido fácilmente que los personajes no han crecido con los vampiros en la cultura popular, pero me desespera que tienen todo enfrente y obvio, y solo Van Helsing piensa en eso. Todos son racionales y serios, nadie se permite un pensamiento hacia lo sobrenatural hasta que se le señala.

C. S. Lewis en el Viajero del Alba viene a mi mente con el comentario que hace sobre Eustace y su incapacidad de darse cuenta del dragón, cosa que para los Pevensie sería fácil porque han estado expuestos a los libros y las historias adecuadas.

MV5BMTM0MTQyMTM5MF5BMl5BanBnXkFtZTcwOTAxNTgwMw@@._V1_.jpgAhora, el experimento de ver la película alternándola con el libro fue deprimente y no recomiendo a nadie que lo haga.

En el film la fuerza de los personajes masculinos cae en picada, a excepción de Van Helsing, y la de Drácula que aumenta un poco. Jack, Arhur y Quincey se pierden en banalidades y parecen tres monigotes patéticos.

Me dolió especialmente con el doctor Seward, que queda como un loco drogadicto impertinente. Tal vez vengan a decirme que lo era en el libro pero a mi no me lo pareció.

Arthur Holmwood a duras penas pasa de personaje incidental y hubo un momento en el que incluso olvidé que Quincey Morris existía.

Me gustó que la locura de Renfield se explicara. En el libro no queda claro qué le sucedió y en la película lo ponen como el antecesor de Jonathan en Transilvania. Sin embargo, su su parte queda minada por la exageración del personaje de Jack, y al igual que los demás pierde fuerza.

Jonathan se salva ligeramente, muy ligeramente. Me pareció que se le dejaba en manos de las vampiresas para que la infidelidad de Mina tuviera contraparte.

Además, mientras que en el libro deseo con todas mis fuerzas que se recupere, en la película me inclino con el mismo fervor a que se parta el cuello y deje ser feliz a Mina con Drácula.

ad16e79aadcc28b20d496a31b7b59e7a.jpg
¡Muere, Jonathan, muere!

Van Helsing, por otra parte, me resultó mucho más atractivo en la película. En el libro es un personaje más, con muchos conocimientos, pero solo otro personaje emblemático. En la película es más que eso, la actuación de Anthony Hopkins es soberbia, evidentemente.

bram-stokers-dracula-0627Es el único personaje, junto con Mina, que conserva mi aprecio y mi admiración tanto en el libro como en la película.

Ahora hablemos de los personajes femeninos.

Lucy… Ay, Lucy. En el libro estamos frente a una muchacha dulce e inocente, que se duerme pensando en su enamorado y deseándole una buena noche. En la película nos presentan a una Lucy muy distinta, frívola y libidinosa. ¿Por qué siempre se asocia a lo profano con la sexualidad femenina? Malditos tabúes. La cosa más irrelevante e innecesaria en la historia: el beso entre Mina y Lucy.

De Mina no tengo mucho que decir. Es mucho más dulzona y frívola en la película, pero si se toma en cuenta que la Mina/Elizabetha de la película se deshace de las páginas de su diario referentes al príncipe Vlad, podríamos pensar que el libro es una versión políticamente correcta del verdadera historia.

Neh…

Seamos realistas: Drácula peinado de trasero/príncipe Vlad no es el sanguinario conde Drácula, Mina/Elizabetha no es Mina Harker, Jonathan infiel no es el mismo Jonathan que se lanzó al abismo pensando en Mina, Jack drogadicto no es el valiente doctor Seward, Arthur de fondo y Quincey de fondo no son Lord Godalming y Quincey Morris y la batalla del final de la película no es sosa como su contraparte literaria.

80e09-hotel7
La mejor referencia de la vida.

 

Y el final de esta entrada es igual de apresurado, así que consideremoslo un homenaje al libro.

He dicho.

 

1V3d0
Mensaje subliminal: Gary Oldman es perfecto incluso con ese peinado de trasero.

Frases en común: 

  • Bienvenido a mi casa. Entre libremente y por su propia voluntad. Deje en ella un poco de la felicidad que trae consigo.
  • Escuche.. son los hijos de la noche. ¡Que divina música hacen!
  • ¡Tú jamas has querido, tú jamás has amado!

Frases del libro: 

  • He dejado de ser joven y luego de muchos años de llorar sobre los muertos, mi corazón no se acopla ya con la alegría. 
  • Al pie de este abismo el hombre puede descansar como hombre. 
  • Nadie puede reprocar a un marino que elija acabar sus días en el mar azul.
  • El fonógrafo es un aparato asombroso pero atrózmente sincero (…) Es como oír al espíritu lamentarse ante Dios. 

Frases de la película:

  • He cruzado océanos de tiempo para encontrarte.
  • -¿Y la princesa? -¿Princesa? -Siempre hay una princesa. 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Libro vs película: Drácula de Bram Stoker.

  1. Hola! Gran comparación, te ha quedado una entrada muy interesante.
    La verdad es que no soy de los mayores fans de Drácula y es que no recuerdo haber visto ninguna de las películas ni tampoco he leído el libro de Bram Stoker, auqnue desde hace un par de meses he estado pensado que sería bueno que me animará a leer algo más y alejarme de mi zona de confort.
    Pero con Drácula y con Frankenstein de Mary Shelley, me ocurre algo bastante curioso, ya que a pesar de saber que son clásicos de la literatura, siempre termino repeliéndolos y alejándome de ellos. Es algo que tengo que solucionar.
    saludos!

    Me gusta

    1. Me pasaba lo mismo. De hecho, aun no he leído Frankenstein y Drácula me tiró para atrás la primera vez, simplemente no era el momento. Pero es un gran libro.
      A veces sus valores más obvios parecen arcaicos, sobre todo en los personajes femeninos. Creo que si se lee dejando el cuerpo en el siglo XXI y trasladando la mente al siglo XIX, es magnífico. Algo que olvidé señalar y es importante son las descripciones. Leí en algún lugar que no recuerdo, que Bram Stoker logró pintar a la perfección la zona de los Cárpatos sin haberlos visitado nunca, solo por libros y mapas. A mí me encanta eso.

      Un beso 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s