Mi nombre viene de Lilith, la que se dice que fue la primera esposa de Adán, creada a imagen y semejanza de Dios, como una igual del hombre y no como una subordinada. Aunque si le preguntas a mi madre, solo te dirá que juntó dos nombres de personas a las que quiere mucho de la familia y cha chán.

Escogí mi seudónimo “Lily Kerry” porque es mi flor favorita y tiene mi nombre. Además “Cobaya”, como me llamaban en la preparatoria, no suena tan bien.


Dato inútil #1: No tengo libro favorito, pero sí película favorita: Dracula de Bram Stoker, de Frank Coppola.


Esa preguntita de ¿quién soy? me recuerda a mis clases de psicología en la preparatoria y eso le daría el bajón a cualquiera. Les puedo contar qué soy. (Aparte de humana, evidentemente).

Aun respondo “adolescente” pero las personas ya se ríen. Soy una mujer no-tan-adulta rodeada de amigos que desafían las leyes de la naturaleza y amigas que fingen ser hombres. Esa a la que llamo hermana está a varios países de distancia, mi hermano pequeño es un fenómeno de la naturaleza, y mi chihuahua se parece a un elfo doméstico, se comporta como gato y ladra como schnauzer.


Dato inútil #2: Amo a los animales, me gusta hablar con ellos, son más comunicativos y receptivos que muchas personas. Por desgracia, también me gusta comerlos. Es un conflicto


Leo desde siempre, y cuando aun no sabía leer, me leían. Creo que mi primer acercamiento a un libro fue cuando mi madre confirmó que estaba embarazada. No recuerdo cuándo empecé a escribir pero el registro más antiguo data de cuando recién había aprendido: un cuento. La primera vez que dije que quería ser escritora, tenía ocho años. Hay quien dice, no sin razón, que nunca superaré el nivel que tenía en esa época.

En estos momentos trabajo en una novela de fantasía que aun no tiene nombre, pero tiene hadas. Muchas. Ninguna especialmente agradable.


Dato inútil #3: Cuando era pequeña juré ver hadas. A la fecha no puedo decir si fue verdad o la imaginación activa de una niña sobre estimulada por exceso de literatura fantástica. Pero la divertida nadie me la quita


Soy escritora por decisión y terquedad, pero soy bióloga por vocación. Al que intente hacerme elegir, lo pateo. No es que tengan algo de qué preocuparse, no tengo fuerza.

No prometo obras maestras, pero daré todo de mí para que pasen un buen rato aquí.

Pueden encontrarme en Twitter, donde comparto mucho, en Goodreads, y en Instagram, donde comparto lo que leo, lo que escribo y lo que hace mi chihuahua. (Y a veces lo que hago yo cuando me dan ganas -o me obligan- a moverme)


Dato inútil extra: Me gustan los perros grandes, en especial los boxers. El misterio de por qué tengo una chihuahua yace junto al de “¿por qué me regalan ropa y nunca libros si toda mi vida me han visto leer?” y el de “me visto de negro, digo que me gusta el negro, escribo que me gusta el negro y me siguen regalando blusas rosas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s